La ruta de la Virgen de la Torre es un recorrido similar al que antaño se realizaba durante la procesión a la Ermita. La ruta comienza en la entrada del pueblo (señal1), siguiendo la carretera, Z-V-2. En la mayor parte del trayecto divisamos el Castillo y la Ermita, meta de nuestro recorrido. Se gira a la izquierda donde se encuentra la señal 2, entrando en el camino de parcelaria, habrá que seguir este camino sin dejarlo hasta llegar a la señal 3 donde se encuentra la Fuente de la Trinchera, cruzando la vía del ferrocarril Valladolid-Ariza, donde se puede hacer una parada para tomar un refrescante trago de agua en el manantial . Seguimos el camino de parcelaria hasta descender una cuesta que nos lleva a la señal 4 y 5, al final del barranco que desemboca en el Rio Nájima. a ambos lados del río nos encontramos con varias choperas, para reposar el cuerpo bajo sus sombras.

Cruzamos el río con cuidado de no mojarnos para segar a la señal 6 donde divisamos ya a pocos metros el Castillo y Ermita de a Virgen de la Torre. Llegamos a la señal 7 donde nos indica el cruce de la carretera comarcal C-116, y dejamos el Barranco del Castillo a la derecha, para ascender la cuesta que nos llevará al lugar deseado, Ermita de la Virgen de la Torre y al Castillo de Martin González, o Castillo de la Raya por encontrarse en el límite de lo que en un tiempo fueron los Reinos de Aragón y Castilla. Las personas bautizadas en la Ermita de la Virgen de la Torre tenían la posibilidad de acogerse a los fueros de cualquiera de los reinos. En este recorrido podemos enlazar con la Ruta de la Dehesilla y Ruta de la Rubiala, desviándonos en la señal 5, ascendiendo la cuesta que nos llevará hasta la señal 8 para cruzar el ferrocarril y seguir el comino hasta la señal 9 donde nos podemos dirigir a la derecha al final de la Ruta de la Dehesilla, señal 10, o a la izquierda al principio de la ruta, señal 11, donde podremos hacer también la Ruta de la Rubiala. La ruta se puede realizar a pie, en bicicleta, en moto o todoterreno.